MI PRIMER Y MI ÚLTIMO VIAJE

A partir de este momento quisiera invitarte a realizar un viaje, no uno de esos en que compras un pasaje y te vas al destino físico que tu quieras o que tu billetera te permita, ni tampoco a un viaje imaginario para lograr relajarte o para introducirte a un tema, sino que este se trata de un recorrido por el lugar de tus sueños, ya sea solo o acompañado por una o más personas, solo tienes que sentir lo que yo logré a través de mis pensamientos y sentimientos.


Un día desperté pensando que sería un día tan común como cualquiera, en donde comería, dormiría, sentiría el calor de mi madre, recibiría el saludo de mi familia y amigos. Pero poco a poco me fui dando cuenta que este sería un día especial, ya que iba a lograr viajar físicamente a un lugar que solo en mis sueños podía llegar. Soñaba con un lugar lleno de felicidad, de amistad, rodeado de personas que solo viven queriendo entregar amor a los demás, queriendo regalar una sonrisa tanto a amigos como a desconocidos, un lugar en donde todos se saludan por su nombre, un lugar en donde agradecen por cada nuevo día de vida.


Y yo que hasta ese día estaba rodeado solo por la oscuridad, me sentía orgulloso porque iba a lograr entrar en este mundo de ensueño, y principalmente me encontraba ansioso por lograr sentir la presencia de la luz y del sonido de la naturaleza, que en mis sueños también estaba presente.


De pronto comenzó el viaje, sentí desplazarme poco a poco, por una fuerza exterior a mi persona, mi madre llegó a llorar por saber que me iría de su lado, o por lo menos creo que fue por eso, la sentí sufrir mucho, y todo eso me hizo pensar si sería tan bueno dejarla sola, sentí arrepentirme, pero mi sueño de llegar a ese lugar fue más fuerte, y continué mi camino.


Después de un momento sentí que un hombre de fuertes manos, me tocó con seguridad, pero con cariño, fue ahí cuando oí el último grito de mi madre, y supe que mi viaje había terminado. Llegué a un lugar en donde era famoso, ya que todos aplaudían por mi presencia, sentí la luz y vi en sombras a todas esas personas, ese mismo hombre me volvió a tocar, un poco más fuerte, pero no con menos ternura, llegué a llorar de emoción.


Ahora con el tiempo supe que ese viaje se llamaba NACER.


Tiempo después de llegar al lugar de mis sueños, comencé poco a poco a decepcionarme, ya que me di cuenta que no todo era amor y felicidad, conocí el ser más despreciable que hasta entonces me había imaginado, el dinero, después conocí a sus amigos, mis enemigos, la codicia, la avaricia, el odio, el rencor, el orgullo extremo, el poder y el control desenfrenado, el sufrimiento, la indiferencia, y a muchos más, que con solo recordarlos me decepciono aún más. Incluso en un momento me cuestioné, haciéndome la siguiente pregunta ¿por qué soñé con un lugar tan distinto, valdrá la pena haber nacido, si no logro sentir eterna felicidad, si no veo amor en los demás, si solo veo odio, si no le conozco la sonrisa a personas que veo a diario, si la mayoría no me pregunta como estoy, o como me siento?, pero después me decía que más que mal, este era el lugar que había elegido y que había soñado, solo tenía que vivir con amor y con paciencia.


Ahora, tu te preguntarás por que cuento esto ahora, y es que mi cuerpo se encuentra recostado sobre una cama, luchando por mi vida, pero sabiendo que pronto llegaré al verdadero lugar de mis sueños, en donde el pasaje hacia él, es mi enfermedad mortal, ahora comienzo a cerrar mis ojos para siempre, solo espero que tu aceptes mi invitación de soñar, ya que quizás así los que aún quedan por nacer, lleguen a un mundo como el que yo soñé dentro de mi madre.


2002





8 vistas

©2020 por Filopóiesis. Todos los derechos reservados. Difunde libremente, pero no olvides citar adecuadamente.
Todas las fotos utilizadas son propias o cuentan con derechos de uso. Los textos son de responsabilidad de los y las escritoras colaboradores/as del sitio.