top of page
Buscar

Nº1_2022. ALEJANDRO GONZÁLEZ ESPINOZA

DE LA EFICIENCIA Y OTRAS DEMONIAS


Es la eficiencia mojigata demonia. En todo mete la cola, fíjese usted, y luego se hace la señorita de las moscas muerta (1).


Quise escribir un poema y la “mentelequia” (2) que me apuntala, punta de bayoneta entre mis costillas, me obligó a considerar el ritmo, la métrica, la forma y el fundo, perdón quise decir fondo (que jamás fundillo).


Ante semejante aluvión nada simbólico y mucho menos polisemántico (vaya a saber usted qué es eso para efectos de este pretexto), preferí cerrar los ojos y disfrutar el sol de mi propio fondo de pantalla. Retornaron a mí las consideraciones, fíjese usted. Entre la silla, el sol, la música y qué se yo, algo falta: “Todo es eficiencia”, me dije, mientras contemplaba tal ausencia, un poco tocado en mi dignidad de ser fulano. Todo es eficiencia, ¿incluso el arte? (obvio).


Vacilé ante semejante consideración, fíjese usted, ganas me dieron de apagar el sol y mandarme a cambiar. Frené tan sencillo impulso, sin embargo ¿Y sabe usted por qué? Por eficiencia claro está, porque algo faltaba entre la interrogante y el impulso de mandarme a cambiar. No quise que la pregunta quedara planteada sin sembrar yo mismo el germen de una respuesta, después de todo, me queda bien desparramar.


Y es que, desde donde yo soy y vengo, el desparramo es el inicio, el “voleo” de semillas que crecerán y devendrán en trigo para la fricción del pan. (3)


No son éstas, coincidencias ni legado de momias, fíjese usted. El cultivo también es eficiencia, el de la tierra a tajo abierto y el del alma a tajo íntimo, con sus riegos y cuartos crecientes, con su dolor a cuarto cerrado.


El cultivo del alma, el arte, la cultura, el humanismo: el arte de ser humanos, al fin y al cabo (o al subteniente si usted prefiere, o mejor no).


Somos grano de un poder que nos permite expresar toda nuestra finitud y más aún: un poder que nos hace inmortales, capaces de tocarle la oreja a dios.


Ahí también veo la cola de la eficiencia, perdone usted, de esa demonia que quiere hacer del coscorrón lo más granado (4), que nos motiva e impele ya lo dije, a ser humanos.


¿Y cómo es eso de ser humanos? Completarnos le digo, completarnos, como si eso fuese posible ahora o faltando chauchas (5) para la muerte, como si eso fuese optativo, además. Aquí el arte hace de las suyas: esgrimiendo insoportable razón, une lo que falta o ha sido fracturado, rebana contrapesos, despeja columnas de humo.


¡Ah, la tragedia de ser humano! Sabrosa tribulación, abundancia de consideraciones, de artísticas eficiencias y una y mil demonias rondando la mañana.


La guinda:


Dije “Mentelequia” como símil de cultura, mi cultura, esa que me hace el sur humano que soy (en y desde Yungay, provincia del Diguillín, Región de Ñuble), no un ser fulano cualquiera ni cualquier ser fulano. Pero vivo en Chile, y las “mentelequias” fuimos, por demasiadas vidas demasiadas, el tamizado del lenguaje imperator para organizar la casa (6), que nunca fue hogar ni mucho menos común. Ahora en cambio…


Quise escribir un poema, fíjese usted, pero la eficiencia metió la cola y me obligó a completar o intentar completar, verbigracia, con más o menos eficiencia, los espacios en blanco (7).


Lo siento si no pude hacerlo, después de todo solo soy almicultor (8).

 

(1) Consorte de Belcebú (señor de las moscas) y amante ocasional de algún dios calenturiento o desprevenido. En diccionario personal, consultado cada vez que me despabilo (hermosa palabra despabilar).


(2) Mentelequia. Dícese de la relación entre mente y entelequia cuando ambas son, sí y sólo sí, pudrición de fuego. En diccionario personal, consultado cada vez que me despabilo (hermosa palabra despabilar).


(3) FrIcción del pan. Antinómico de fracción. Paradoja irresoluta entre poseer y compartir. Ibid


(4) “Este tipo de planta se mantiene erecta hasta la madurez comercial para grano seco. El follaje es de color verde oscuro. Las flores presentan dos colores, con el estandarte morado claro y las alas de color lila”. Tay, Juan, France, Andrés, & Pedreros, Alberto. (2006). Astro-INIA: Primera Variedad de Poroto Granado Tipo Coscorrón de Hábito de Crecimiento Determinado Arbustivo. Agricultura Técnica, 66(4), 416-419. https://dx.doi.org/10.4067/S0365-28072006000400011.


(5) 3. f. Bol. y Chile. Moneda chica de plata o níquel. 6. f. pl. Arg., Bol. y Chile. Escasa cantidad de dinero. En https://dle.rae.es/chaucha, Consultado el 21 de Enero de 2022.


(6) “La palabra “economía” nace etimológicamente del concepto griego de “oikos” cuyo significado era “hogar” – y posteriormente “oikonomia” – que significara “administración del hogar”. En “¿Economía o ecología”? https://radio.uchile.cl/2018/11/05/economia-o-ecologia/. Consultado el 21 de Enero de2022.


(7) “La palabra eficiencia viene del latín efficientia y significa “Cualidad del que completa algo”. Sus componentes léxicos son: el prefijo ex (hacia afuera), facere (hacer), nt (agente, el que hace la acción), más el sufijo ia (cualidad)”. En Etimologías de Chile. Consultado el 21 de Enero de 2022. http://etimologias.dechile.net/?eficiencia#:~:text=La%20palabra%20%22eficiencia%22%20viene%20del,sufijo%20%2Dia%20(cualidad).


(8) Almicultor. Dícese de quienes cultivan el alma. En diccionario personal...etc.


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page