top of page
Buscar

ANTE TODO, DE KIRUZA. NOTAS A PARTIR DE PULENTO DESTINDO DE DANIEL ROZAS

Escrito por Miguel Herrera C.


“Nos interesa representar los gustos de los sectores marginales de la sociedad chilena.”

Pedro Foncea.



La búsqueda del origen, de la identidad, de la pertenencia, del arraigo es una cuestión que aparece constantemente en la cultura de las personas de esta parte del continente.


La búsqueda y el encuentro a veces de este inicio de lo que sea forma parte de la cultura oral de quienes asisten a estos momentos. Comienzan a aparecer huellas que va dejando el ser humano en su andar y se forma un cuerpo de información respecto a ese algo que vagabundea por los horarios y rincones de los que se apropia. a veces, el solo ejercicio, la sola experiencia de haber estado en ese lugar donde se inicia algo nos llena de recuerdos a medias y reconstruidos por el ingenio que pueden distorsionar, alimentar o destruir una épica probable. Y es en ese instante de olvido donde aparecen alquimistas como Daniel que consiguen reunir los elementos, en este caso las voces y experiencias, que nos permiten hacernos una imagen de lo que sucedía frente a nosotros y que el presente con sus celos eternos no nos permite ver con claridad.


La búsqueda del inicio es la búsqueda de la identidad, de la identitas como un conjunto reconocible y consciente en uno y antes en los otros. seguir el camino hacia atrás, comiéndonos las migas que Hansel y Gretel habían dejado antes y una vez llegado al inicio ¿ahora como vuelvo donde estaba?¿a quien le pregunto cómo volver?¿con quien me voy?


Hablando la pulenta, yo he conversao destas cosas con gente choriza, que de repente venían a echarles la aniñá y respondían ¿quién soy voh? ¿deaonde vení? y si les daba la weá les chispeaban los deos diciendo: camina de aquí huacho culiao.


A mí lo que me llamaba la atención de todo esto era el guacherio como diría la shana en la feria. La palabra huacho, el ser huacho, el guacherio elevado a estrato social, a ofensa de algo deplorable. Aunque no vamos a negar que aquella ofensa podía ser devuelta con un glamoroso y valiente: a quien le decí huacho, conchetumare. Y claro, ahí, a veces las cosas se calmaban o no, ese es otro tema.


El origen, la identidad y el huacho como la muestra en negativo de aquello que tanto se busca. El huacho no tiene origen ni herencia, se construye a sí mismo desde la pequeña infancia eludiendo de por vida las miradas que reprochan semejante estatus indeseado.

Quizás porque somos guachos es que buscamos el origen por todas partes.


Para esta ocasión, el inicio de la cuestión es la banda DeKiruza y su protesta festiva, el decir bailando y el bailar y decir en serio, jugándose el pellejo en las poblas donde fueron respetados y queridos. El quiebre con esas manifestaciones como duelos franciscanos que procesan aún memorias que aún reclaman su reconocimiento y justicia, venga este texto también a sumar apoyo a esa larga y cruel experiencia.


Para algunos la protesta no es ni festiva ni fúnebre, sino violenta. Es una acción de violencia en contra de un enemigo. No un circo ni una acción de arte, sin querer desmerecer los aportes del arte a la concientización de las masas, el humano esparcimiento y alegría.


La figura del huacho también funciona como origen, quizás, para la conformación del choro o del pulento. Al choro lo saca a bailar cueca el Mario Rojas y con Pedro se actualiza a partir de la personificación del flaite como sujeto reconocible en el espacio público.


Comienza a querer ser parte de la mesa de los iguales. Con el flaite aparece la astucia (que pa La Rezonancia es permitía).


Con los aviones que volvían a Chile a finales de los 80 muchos jóvenes nacidos en el extranjero y criados con la historia de un país del que debieron huir para salvar sus vidas, retornaron a sus raíces, otra figura de inicio o de arraigo. Estas generaciones de jóvenes con una cultura distinta a lo que sucedía por estos lados y que para ellos nosotros estábamos atrasados en ámbitos culturales diversos. Solo por no venir del extranjero ya estábamos en desventaja. Aun recuerdo el mapa tricontinental que nos mostraban en el colegio para desmitificar esta idea de isla en que nos sumergen los desiertos, mares y cordillera.


Valga decir que cuando nos preguntamos por el origen a la vez nos preguntamos por nuestros anteriores y generalmente estos no aparecen explícitos en las historias que relatamos. Es importante mostrar la figura del padre de Mario Rojas como cantor de cuecas y ejemplo en esas lides para la incorporación de ese sonido al canon musical actual. En el relato aparece como un fantasma que deja indelebles y sutiles huellas al pasar el tiempo.


Pero vamos al libro po, si a eso vinimos. Daniel Rozas usa la entrevista de manera importante, su trabajo también publicado por Cuatro Ases acerca de 5 cronistas lo demuestra y sus múltiples colaboraciones en diferentes medios y publicaciones también.


Esta vez, la entrevista o el relato entrecruzado de los diversos testigos de la eclosión del proyecto llamado De Kiruza nos permite llenar algunos espacios con nuestra propia experiencia de la época, rellenar los espacios en donde el olvido o la duda habitaban, completar la voz del artista pasando por su música y terminando en su relato.


El reconocimiento de De Kiruza por parte de otros músicos posteriores nos permite darnos cuenta que al buscar un inicio es muy probable que quienes lo viven o lo habitan no se den cuenta de la trascendencia acerca de lo que está sucediendo. Y son el futuro que los referencia quienes les entregan las medallas correspondientes. Para este caso, De Kiruza cuenta con suficientes testigos y cómplices como para pasar desapercibido.


Finalizada la década del 80 del siglo pasado, en la sociedad chilena reinaba esa tensa calma que abunda en los contextos sin libertad. Muchos de los asistentes a esos años plantean que la creatividad es una via de escape a la represión y la expresión de esta se torna una necesidad urgente. Para De kiruza la voz de la calle mas el sonido negro y la mescla innovadora de sonidos festivos son la receta viva aun de que expresarse es aun urgente.


 

Imagen enviada por el autor.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page