SOLEDAD DE INVIERNOS

Escrito por Andrés Césped




Imagen liberada por pixnio.com



 


En los molinos del pensamiento

Se clavan cruces en las cosas

Hasta saltar de abismo en abismo


Esta noche es asquerosa de soledad

como siempre camino entre la sombra de la casa

Salgo y una liana cuelga entre los postes

De la última esquina

Emito cantos sin saberlos de mi cuerpo

Que contornean las alas desplumadas

Del sentido huérfano del mundo

Pero bebo la sangre opaca del sexo

arrojado a los cuerpos de mi cuerpo

Y así a veces suelo escapar por las orillas del abismo

Con mi traje encarnado en delirios e incertidumbres frescas

Algunos Puentealtinos solo siguen la ofrenda de las conspiraciones

En la extensa superficie de lo burdo

Pero creo abatirme por el grito de raíz

Y escurrirme por entre las frías ramas de las cunetas

Sobrepobladas de basura

Donde se levanta un falso perfil de Manuel Rodríguez

Cabizbajo de tanto azufre masticado por el viento

Este puente tambalea a veces en la pasta base o en la cocaína

Que nos tumba el alma desde adentro

Y cual manzana podrida ingerida solo por reluciente cáscara


Antes de terminar el postre

La verdad nos manda al baño de una.


Todo huele a nauseabundas aspiraciones

Al descubrir el prisma de los sueños

De los ajados transeúntes

Concha y toro con gandarillas

Es un popurrí de olores y sonidos aplastados

Estrecho de injusticias rumeando con choreza

La asumida esclavitud que diluye la memoria

Esa condición de entrada y salida

De los artefactos cotidianos de la maquinaria

De la muerte.


No quiero despertar mi sueño esta mañana

Cataratas de cerrazón nublan el interior de mis ojos

No quiero levantar la sabana que cubre mis heridas

En la tierra de los unísonos sumergimientos

Ver por la ventana las entrañas esparcidas de este tiempo

Me devuelve al silencio lúgubre de esta cama solitaria

Somos presa fácil cual mosca herida en un tarro sin fondo

Y de tantas prendas el vuelo nos cae hasta la sombra

Todas la calles de Puente alto aúllan hacía la montaña

Los espíritus se aparecen por las noches junto a la tristeza

Y ya no quiero abrir otro día los ojos

Pero también la muerte me apunta con sus dedos de burla.

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo