TRISTEZA

Deambulando voy, medio taciturno.

Con la mirada perdida en el mundo de las mil direcciones, teniendo la sonrisa apagada, o mejor dicho, caminando sin sonrisas, por la senda sin destino.


Aun siendo de día, siento las miradas esquivas de las estrellas, miradas que se opacan por las grises nubes que turban mi pensar sin dejarme actuar.


El mundo pasa ante mi, con la velocidad de un pestañar.




10 vistas

©2020 por Filopóiesis. Todos los derechos reservados. Difunde libremente, pero no olvides citar adecuadamente.
Todas las fotos utilizadas son propias o cuentan con derechos de uso. Los textos son de responsabilidad de los y las escritoras colaboradores/as del sitio.